Películas de amor que harán llorar a más de uno.

Es la magia del cine: consigue emocionarnos hasta niveles que ni la misma vida lo hace. Nos metemos en el papel de sus protagonistas, nos adentramos en sus emocionantes historias e, inevitablemente, sufrimos y amamos con ellos hasta los títulos de crédito. Y entre medias, lágrimas y más lágrimas. Si hoy te apetece emocionarte, repasa con nosotras esta selección de las mejores películas de drama y ¡prepara los pañuelos!

¿A veces quieres llorar pero no consigues echar una lagrimilla? A todas nos ha pasado. Vivir una época estresante, un mal día en el trabajo o alguna discusión con alguien a quien quieres nos puede llegar a frustrar y bloquear, pero está bien llorar de vez en cuando, nos hace sentir mejor. Por eso te proponemos películas de amor buenas para que consigas sacar todo lo que llevas dentro. Ten por seguro, van a hacer todo el trabajo por ti. Solo tienes que buscar el cojín más cercano para abrazarte a él y una caja de Kleenex. ¿Preparada? Vamos allá.

Bajo la misma estrella (2014)

“Estoy enamorado de ti, y no me apetece privarme del sencillo placer de decir la verdad. Estoy enamorado de ti y sé que el amor es sólo un grito al vacío, que es inevitable el olvido que estamos todos condenados y que llegará el día en que todos nuestros esfuerzos volverán al polvo. Y sé que el sol engullirá la única tierra que vamos a tener, y estoy enamorado de ti”.


Es una de las últimas grandes películas de amor y no puede ser más emocionante. Contiene frases tan bonitas, que casi dan ganas de ver la película con una libreta para ir apuntando. Y con pañuelos, claro, porque la historia de dos enfermos enamorándose promete más de una lágrima…

El diario de Noah (2004)

“Quiero volver a esos días donde sólo hacía falta una mirada para hacernos sonreír, donde el tiempo pasaba sin que nos diéramos cuenta y todo lo demás no importaba, sólo nosotros”.


Todas sabíamos que El diario de Noah estaría en esta lista. Es la película que adoran las mujeres y aborrecen los hombres y que tiene el superpoder de hacernos llorar amargamente. Esta historia de amor cruza las fronteras de la diversidad social, perdura a lo largo del tiempo y nos enseña que si dos almas están destinadas a permanecer juntas, encontrarán la forma de hacerlo. Si aún no la has visto y no te llama la atención la historia, ESTÁ RYAN GOSLING.

Ghost (1990)

“No te imaginas cuánto amor me llevo”.


Romántica, dramática, divertida (claro, Whoopi Goldberg está ahí por algo). La escena que ves arriba ya es todo un icono de la cultura pop, y la banda sonora, Unchained Melody, una de las mejores canciones de amor de todos los tiempos. Aunque sea muy años 90, este filme nunca pasa de moda. Y mucho menos va a dejar de emocionarnos.

Los puentes de Madison (1995)

“Creo que los lugares en que he estado y las fotos que he hecho durante mi vida me han estado conduciendo a ti”.


La película, dirigida y protagonizada por Clint Eastwood, y respaldado por la prodigiosa Meryl Streep, cuenta la historia del romance entre Francesca Johnson, una mujer casada y con dos hijos, y Robert Kincaid, un fotógrafo que se encuentra en el condado de Madison para un trabajo. Entre los dos nacerá una pasión que, a pesar de que sólo durará 4 días, tendrá un gran impacto en sus vidas. Será como poner cebolla debajo de tu nariz.

El hilo rojo (2016)

“Estuve dos años buscándote, no sabes lo que hice…”. “Yo en tu lugar sí que me hubiera encontrado”. “No eliges de quién te enamoras”.


Cuenta una leyenda china que: “Un hilo rojo conecta a aquellos que están destinados a que sus vidas se encuentren. No importa el lugar ni el tiempo se puede estirar, tensar o enredar pero nunca romper”. La película narra la historia de amor entre Manuel y Abril y cómo el destino juega con ellos a su antojo. Una historia de amor con momentos realmente emocionantes que nos hacen saltar las lágrimas casi sin querer. Si crees en el destino y en cómo este puede decidir sobre los acontecimientos que ocurren en tu vida es una película que te recomendamos 100%.

Blue Valentine (2010)

“Siempre se hace daño a quien se quiere. A quien no deberías hacer daño. Siempre se coge la rosa más dulce y se aplasta hasta que se caen los pétalos. Siempre se rompen los corazones más amables con una palabra apresurada que ni siquiera puedes recordar. Y si rompí tu corazón ayer por la noche es porque te quiero más que a nada”.


Esta película supone un brutal golpe de realismo para cualquier idealización del amor. Parte de donde acabaría cualquier comedia romántica, con la pareja enamorada (en aquel inmenso tráiler), y evoluciona hacia el deterioro de la relación, años después de haberse enamorado. Una triste historia que, de realista, te hará sentirte muy identificada y, tristemente, hará que derrames alguna lágrima amarga. Y todo esto aderezado con la increíble actuación de Michelle Williams y Ryan Gosling. Un bombazo.

One Day (2011)

“Emma escucha, si pudiera hacerte un regalo, un único regalo para toda la vida, ¿sabes lo que te daría? confianza”.


Aviso: Esta película es para llorar litros y litros de lágrimas. La trama gira en torno a la relación de Emma y Dexter, dos personas que por circunstancias del destino se ven cada 15 de julio durante más de 20 años. En ese tiempo vemos como su relación crece, se debilita, evoluciona… Y mientras tanto tú estarás con el corazón en un puño para que se den todas las circunstancias adecuadas y que puedan estar juntos al fin. Un consejo: cada vez que creas que llega el final de la película, agarra los kleenex, que nunca se sabe qué puede pasar.

Titanic (1997)

“Si tu saltas, yo salto, ¿recuerdas? No me alejaré de tu vida sin saber que estás bien. Es todo cuanto quiero”.


Hay dos motivos por los que te puede hacer llorar esta película: por la trágica historia en sí o por el final de Leonardo DiCaprio (amor de la adolescencia de toda una generación) . En cualquier caso, está fuera de toda duda la capacidad emotiva de una de las mejores películas de todos los tiempos. Te dejará un sabor amargo en la boca, odiarás a los barcos, a aquellos que se oponen al amor verdadero y, sobre todo, odiarás a las tablas de madera donde CLARAMENTE cabían dos personas. Esta es, además, la película más premiada en la historia de los Oscar. Descubre aquí otras maravillas cinematográficas…

P.D. Te quiero (2007)

“Lo de no hablar no duró, al poco tiempo ya no podía hacerte callar. Pero estabas encantadora intentando impresionarme con William Blake y tus grandes planes. Yo no tenía ni idea de qué hablabas, pero no podía evitar que me gustara escucharte. En ese momento me enamoré de ti”.


Otra gran película para echar a perder incontables pañuelos. En ella, Holly es una joven viuda que trata de superar la muerte de su marido cuando un día descubre que este le ha dejado varias cartas, todas con la misma posdata: “Te quiero”. Si estás sensible, esta es tu película. Y si quieres decirle a tu pareja “Te quiero” cada día, aquí tienes unas ideas.

(500) días juntos (2009)

“Creo que es oficial. Estoy enamorado de Summer. Me encanta su sonrisa, su pelo, sus rodillas. Adoro la marca de nacimiento en forma de corazón que tiene en su cuello, cómo lame sus labios antes de hablar algunas veces. O el sonido de su risa, que es como cuando estás dormido. Escucho una canción de amor cada vez que pienso en ella. Me encanta cómo me hace sentir. Como si todo fuera posible, como… como si la vida valiese la pena”.


Terminamos con la película que hará que te caiga muy mal Zooey Deschanel pero que es como la vida misma. A veces nos enamoramos de quien no debemos o, simplemente, no sentimos lo que nos gustaría sentir hacia esa persona especial. Seguro que eres capaz de ponerte del lado de los dos protagonistas en este filme cuyo momento más emotivo es esa pantalla partida de expectativas y realidad. ¿Cuántas veces habrás pasado por eso?

Add Comment